#CómoSalimosDeEsta

Foto: Captura de imagen ATV noticias

RUN RUN, MUCHO MÁS QUE UN ZORRO VENDIDO COMO UN PERRO

6 datos aterradores sobre el tráfico ilegal de especies

Publicado: 2021-11-05

Parece un hecho trivial, pero en un AAHH de Comas los vecinos están atemorizados por un zorro apodado “Run Run”. Ya van varios días en que los vecinos hicieron la denuncia sobre la mencionada especie silvestre en su localidad, y al momento de escribir este artículo, la Policía Ecológica aún no lo ha capturado. Mientras tanto la noticia se enfoca en el zorro, mostrándolo como el problema, y de otro lado, en redes sociales se ha vuelto tendencia y motivo de broma y memes. Sin embargo, se trata de un delito y sobre todo crueldad de una inhumanidad tanto de quien lo perpetra como quien la demanda.

La invasión, alteración, destrucción, fragmentación, reducción y desaparición de sus hábitats a través de la tala, la minería, obras y mega obras de infraestructura, la ganadería, la urbanización, como si todo eso no fuera suficiente, cada vez más muchas especies tienen que lidiar con el crimen del tráfico de ellas, que es toda una amenaza para su supervivencia y que, de no parar, todo indica que representará su desaparición.

El tráfico de especies es un delito promovido en su mayor parte por poderosas mafias internacionales y nacionales que mueve ingentes cantidades de dinero. Aparte de ser equiparable en volumen de negocio al del tráfico de drogas, de armas o trata de personas, y como sucede en todos esos delitos, son pocos los que se favorecen a costa de nuestra invalorable naturaleza y con consecuencias muy negativas para la humanidad.

A propósito del zorro andino denominado Run Run, que fue adquirido en el mercado informal e ilegal como un perro, es preciso compartir 6 datos aterradores (WWF, abril 2021), entre otras muchas razones por la cuales todos tenemos que luchar por proteger a nuestros seres vivos con los que coexistimos en el mundo, sobre todo cuando lo “anecdótico” o “pintoresco” de la noticia se haya dado en la ciudad, en Lima, distante a ecosistema de Costa, Sierra y Selva donde es toda una realidad cruel de todos los días.

1) El tráfico de especies mueve entre 8,000 y 20,000 millones de euros (9,600 y 24,000 millones de dólares), es decir el equivalente al 60% del presupuesto público anual del Perú aprobado para el presente año. A pesar de la magnitud de este delito, es el menos perseguido, investigado, procesado y sancionado en comparación con el tráfico de armas y drogas.
2) Miles de felinos y mamíferos en general son asesinados cada año para traficar con sus huesos, piel, colmillos, cuernos, incluso con sus órganos por considerarse como medicinales o “afrodisiacos”. No olvidemos que esa costumbre de consumir ilegalmente animales silvestres como los murciélagos fue lo que desencadenó la actual pandemia del COVID (y proyecciones apuntan a indicar que las próximas y mayores pandemias tendrán la misma causa).
3) Cada año se comercializan ilegalmente más de 1 millón y medio de aves vivas, la mayoría de las cuales terminan muertas en el momento de transporte y cautiverio antes de su venta.
4) También es un negocio muy lucrativo el tráfico de plantas medicinales, de las cuales se transporta de manera ilegal hasta 440 mil toneladas cada año. En el Perú, la tala ilegal de nuestros bosques es todo un delito prácticamente impune e imparable.
5) El tráfico de especies no solo se cobra vidas animales, sino también vidas humanas: en los últimos 10 años, casi 1,000 guardaparques han sido asesinados defendiendo la fauna silvestre de los cazadores furtivos. En el caso del Perú, en el 2020 fueron asesinados 5 defensores ambientales (líderes nativos o locales que protegen ecosistemas de traficantes de tierras, tala ilegal y caza furtiva). De ellos, la mayoría de asesinados sucedió en los bosques y la Amazonía.
6) El principal problema del tráfico de especies en el Perú es la venta de animales silvestres vivos como mascotas, principalmente en Lima y grandes ciudades del país. Entre el 2000 y el 2018 más de 80 mil animales fueron decomisados a traficantes. Sin embargo, la cifra real de este delito es ampliamente mayor.

Para finalizar, recordemos que más allá de leyes, intervenciones y persecuciones policiales, la forma más efectiva de combatir el delito de tráfico de especies está en nosotros, no habrá tráfico sin demanda, mientras la gente compre y no adopte seguirán pasando casos como Run Run.

Cualquier denuncia sobre tráfico de fauna silvestre puede realizarse a través de la app #AlertaSERFOR, o al correo alerta@serfor.gob.pe y a la línea 947588269




Escrito por

Herless Alvarez Bazán

Periodista de ciencia y política. Runner de caminos nuevos o no transitados


Publicado en

ConCIENCIA

Artículos, notas e información sobre ciencia en todos los aspectos de nuestro quehacer político, social, cultural, ambiental y humano.